Solucionar problemas de una máquina de coser

25.7.09

La máquina de coser



Por lo general la máquinas
antiguas son mejores que las modernas (la que yo tengo me supera con mucho
en edad).


  • Cuerpo y engranajes de metal.
  • Motores más potentes.
  • Fácil de limpiar y mantener.
  • Funcionamiento simple.
  • Menos posibilidad de fallo.
  • Suelen tener las puntada básicas (recta,
    zig-zag, zig-zag de puntada y marcha atrás).


Si nos decidimos por comprar una
máquina, lo recomendable es que cumpla los siguientes requisitos, aunque
no es imprescindible. Por ejemplo muchos de los mejores constructores del
mundo emplean únicamente puntada recta, no utilizando para nada el
zig-zag.


  • Canilla vertical.
  • Posibilidad de parada con la aguja abajo o
    la aguja arriba. Algunas máquinas electrónicas tienen un botón que
    selecciona donde queremos que se quede la aguja al parar. Para la
    realización de la técnica del aplique es necesario poder parar la aguja
    abajo, es decir, dentro de la tela. Si la máquina no es electrónica
    siempre podremos parar la aguja donde queramos.

  • Marcha atrás.
  • Zig-zag de ancho variable.
  • Zig-zag de puntada.
  • Aviso de que queda poco hilo en la
    canilla.


Como ya he comentado, con puntada
recta se puede construir prácticamente todo. De hecho, la puntada recta es
más resistente que el zig-zag, a pesar de que algunos puedan creer lo
contrario. También es bastante más fácil coser recto que zig-zag. Al
principio de coser echaba de menos no tener zig-zag en mi máquina, pero
con el tiempo me he dado cuenta que no es imprescindible. Sí que lo sigo
echando de menos por ejemplo a la hora de coser algunos refuerzos, pero
con un par de pasadas rectas paralelas se soluciona el problema.


Lo que sí considero
imprescindible es la marcha atrás. Cuando he cosido en alguna máquina
distinta a la mía, se aprecia mucho esta característica, ya que, cuando la
cantidad de tela ya va siendo apreciable, el tener que dar la vuelta
completa a la tela para dar las dos o tres puntadas al revés a veces se
convierte en un problema y hace perder bastante tiempo.



Conoce la
máquina



Antes de empezar a coser es
imprescindible conocer bien la máquina que tenemos delante. Sé que es otra
de mis manías, pero hay que leerse el manual antes de empezar. Los
aspectos básicos que hay que conocer y que son diferentes en cada modelo
de máquina son:


  • Partes de la máquina.
  • Enhebrado del hilo y carga de la canilla.

  • Solución de posible enredos o atascos.

  • Lubricado de la máquina. Muy importante si
    queremos que nos dure toda la vida.

  • Cambio de la aguja.
  • Selección del largo de puntada.
  • Selección del tipo de puntada.
  • Ajuste de la tensión.


Para aquellos que nunca han visto
una máquina de coser o que, habiéndola tenida entre sus manos, desconocen
las partes que la forman, se describen a continuación las partes básicas
de una máquina de coser:








Prensatelas
Es la pieza que aprisiona la
tela para coser. Dispone de una palanca para hacerlo subir y bajar. Se
mantiene en posición baja para coser y en posición alta para cualquier
otra operación. Es muy importante no olvidarse de bajar el prensatelas a
la hora de coser ya que si no la tela sube y baja con la aguja y puede
provocarse un atasco. Si la tela no está lo sufiente prieta las puntadas y
el avance de la tela son irregulares. Hay que ajustar la tensión del
prensatelas en función del grosor y tipo de tela. Por lo general el pie es
intercambiable, existiendo pies especiales para hacer dobladillos, zurzir,
bordar,etc.







Volante

Es la rueda que mueve el mecanismo de la
máquina. Va cogida al motor o pedal por una correa. Si la tensión de la
correa no es adecuada la máquina no funcionará bien.


El volante se puede mover con la mano hacia
nosotros para posicionar la aguja de manera precisa o para realizar las
dos o tres puntadas finales sin miedo a pasarse por no controlar bien el
pedal del motor. Nunca debe moverse en el sentido de las agujas del
reloj.


En el centro dispone de una rueda que hace
las funciones de embrague. Esta rueda se tiene que aflojar para bobinar la
canilla, ya que si no la máquina cosería en vacío, cosa que nunca debe
hacerse.








Canilla

Se compone de la bobina y la cápsula y
alberga el hilo que va por la parte de debajo de la costura. La costura a
máquina se realiza mediante el entrelazado de dos hilos, el superior, que
viene por medio de la aguja, y el inferior, que sale de la canilla. La
canilla va alojada en la lanzadera, que también se encarga de atrapar el
hilo superior para realizar la puntada.


Para extraer o introducir la canilla lo
primero de todo es situar la aguja en el punto más alto.


  • Extracción: Hay que levantar el pestillo
    para liberarla y poder extraer el conjunto de cápsula y bobina.

  • Inserción: Con la bobina dentro de la
    cápsula y el hilo correctamente enhebrado se inserta la canilla en su
    receptáculo observando la posición de ésta, que sea la misma que tenía
    cuando se extrajo. Solamente entra de una manera y no hay que forzarla.
    Al encajar correctamente en su sitio se oirá un clic.


Pero como ya he dicho más de una vez, lo
mejor es comprobar el manual ya que todas las máquinas no son
iguales.


Si se va a coser con hilo de diferentes
colores puede ser recomendable tener más de una bobina para la canilla ya
que de esta manera cambiar de color es más rápido. A la hora de comprar
bobinas adicionales, hay que tener cuidado de comprar la adecuada, ya que
máquinas de marcas diferentes pueden tener canillas
diferentes.

















Aguja

Elegir la aguja adecuada es
fundamental. Esta elección se hace en función del hilo y tela utilizados.

La función de la aguja, como puede llegar a pensarse, no es únicamente
la de atravesar la tela para pasar el hilo. La aguja es el medio por el
cual el hilo superior se pone adecuadamente en el camino de la lanzadera
para poder ser entreladazo correctamente con el hilo inferior.


Un hecho del cual no se tiene
muchas veces constancia, es el número de veces que el hilo atraviesa el
ojal de la aguja. Al coser a mano, el hilo prácticamente no se mueve a
través de la aguja. La aguja simplemente sirve para pasar el hilo al otro
lado de la tela. Sin embargo, en la costura a máquina, el hilo pasa por el
ojal hacia adelante y atrás constantemente. Si se mueve el volante
lentamente con la mano al tiempo que se cose, se puede apreciar esto
fácilmente. Como término medio, un hilo estándar cosiendo con un punto de
3 mm pasa del orden de 24 veces hacia adelante y hacia atrás, es decir,
atraviesa el ojal unas 48 veces.


Si el ojal es demasiado pequeño
para el hilo seguramente éste acabará deshilachándose por el roce y se
formará una maraña de hilo en la aguja siendo necesario extraer el hilo,
cortar la parte rota, enhebrar de nuevo el hilo y repetir las últimas
puntadas. En función del grosor y tipo de hilo (no es lo mismo coser
poliéster que algodón) habrá que elegir la aguja adecuada.


En Europa las agujas van
numeradas de 10 en 10, siendo los números más habituales del 70 al 110.
Para coser spinaker un tamaño de aguja que suele ir bien para casi todo es
el 80. Para coser refuerzos o muchas capas de tela puede ser aconsejable
un 90 o 100. Yo al principio utilizaba el 80 y el 100, pero ahora
prácticamente lo hago todo con el 80, ya que utilizo el mismo hilo para
todo. Cinco capas de spinaker y dos de refuerzo de dacron se cosen bien
con el 80.


Se suele pensar que una aguja muy
grande puede dañar la tela, pero no es del todo cierto ya que por ejemplo,
los globos aerostáticos se cosen con hilo unas cuatro veces más grueso que
el utilizado en cometas. Por tanto la aguja es mucho más grande que la que
utilizamos los cometeros, al igual que el agujero en el spinaker. Lo que
si hay que tener en cuenta es no hacer la puntada muy corta, ya que eso sí
que debilita la tela.


Cambiar la aguja requiere haberse
leído antes el manual, o al menos fijarse bien de como está colocada al
sacarla de la máquina. La aguja solamente entra en una posición. Si la
colocamos mal se puede romper la máquina.


La aguja que coloquemos no debe
estar doblada, ya que puede resultar en el mejor de los casos en puntadas
perdidas y en el peor en una rotura de la máquina.


Al igual que sucede con la bobina
de la canilla, cuando compremos una aguja, ésta tendrá que ser la adecuada
para nuestra marca de máquina.

Enhebrado
del hilo

Elegir un buen hilo para coser
spinaker es fundamental. Lo primero de todo es huir de hilo que contenga
algodón. Con la humedad el algodón tiende a pudrirse y muchos de los que
volamos cometas lo hacemos junto al mar o un lago. Otra de las
características del algodón es que da de sí bastante y se rompe
fácilmente.
El hilo que utilicemos deberá ser 100% poliéster, aunque
en la mercería o paquetería nos aconsejen lo contrario. Reuhir del que sea
60% poliéster y 40% algodón. Lo queremos 100% poliéster. No en todos los
comercios se encuentra este tipo de hilo. Uno que va bastante bien es el
de la marca Gütermann. En algunas tiendas especializadas en hilos y
cordelería se pueden encontrar bobinas de poliéster de 1000 m o más,
resultando bastante económicas, aunque por lo general no hay
disponibilidad de colores. Yo utilizo Gütermann de grosor normal ya que
está en muchos colores y me gusta coser la tela con hilo del mismo color.


Una pega de coser con hilo de
varios colores es que a veces, incluso con hilos de la misma marca, un
color puede tener un grosor o acabado ligeramente diferente a otro color,
lo que conlleva a que el ajuste de las tensiones no sea el mismo, aunque
yo de momento no he tenido muchos problemas.



Enhebrar el hilo


Vuelvo a lo mismo de siempre. Hay
que leer el manual. Cada máquina es diferente y la forma de enhebrar el
hilo varía de una a otra.


El enhebrado no consiste
únicamente en pasar el hilo por la aguja. Desde el hilo sale del carrete
hasta que llega a la aguja ha tenido que pasar por una serie de guías,
platillos y muelles. En algunas máquinas el hilo atraviesa la aguja
lateralmente y en otras frontalmente. Las máquinas más modernas el
enhebrado se hace automáticamente.


Las primeras veces que se cose a
máquina esta es la tarea que más cuesta aprender, sobre todo si entre
sesiones de costura pasa bastante tiempo. Lo dicho, leed el manual y si
puede ser que alguien que controle esa máquina os enseñe.


Lo que si es común a todas las
máquinas es que para empezar a enhebrar el hilo la aguja debe estar en el
punto más alto.


Para
empezar a coser

Una vez cargada la canilla e
insertada correctamente en la máquina, los pasos a seguir para empezar a
coser son los siguientes:


Enhebrar el hilo
superior


Siguiendo las instrucciones del
manual o de la persona que nos instruye, se enhebra el hilo superior
vigilando de que sigue correctamente todos los puntos del camino hasta la
aguja.


Extraer el hilo
inferior


Con el hilo inferior ya por
dentro de la aguja, suavemente se tira de él con la mano izquierda hacia
adelante al tiempo que con la otra mano se gira el volante hasta que por
debajo del prensatelas asoma el hilo inferior.


Con la ayuda de la punta de las
tijeras se separan ambos hilos y se estira un poco más del hilo inferior
para dejar unos diez centímetros de hilo.


Preparar los
hilos


Antes de comenzar a coser, el
hilo superior tiene que pasar por debajo del prensatelas y ambos hilos se
apartan hacia detrás.


Colocar la tela


La tela se coloca debajo del
prensatelas y se baja éste de manera que aprisione la tela y los
hilos.


Comenzar a
coser



Ya se puede empezar a coser,
siendo recomendable tirar hacia detrás los hilos con la mano en las dos o
tres primeras puntadas.


La tela debe avanzar por si misma
aunque a veces, si hay mucha tela por delante de la máquina se puede
ayudar con la mano para que avance sin dificultades. Lo que no es
recomendable es estirar de la tela y forzar el avance de la
misma.











Ajuste de
la tensión

Para comprobar si la tensión de
los hilos es correcta hay que coser dos trozos de retales del mismo
material que se va a coser y ver como quedan los hilos sobre la tela. Para
facilitar la tarea se pueden utilizar hilos de colores diferentes que
contrasten con la tela, aunque siempre del mismo tipo que con el que se va
a realizar la costura definitiva.


Una vez realizas unas cuantas
puntadas rectas debería verse en cada una de las caras hilo de un solo
color, aunque al coser spinaker esto no siempre sucede ya que el hilo
suele ser más grueso que la tela.


Cada tipo de tela o de hilo
requiere un ajuste diferente de las tensiones. Si la máquina se utiliza
sólo para coser spinaker no será un gran problema, sin embargo si se cosen
diferentes tipos de telas o con hilos de diferente grosor puede ser un
poco tedioso el proceso de ajuste. A mí, de hecho, no me resulta para nada
una tarea agradable.


En una costura correcta las
tensiones del hilo superior e inferior deben ser tales que el enlace de
los dos hilos tenga lugar entre las dos telas, tal se como muestra en la
siguiente figura.


Tensiones al coser

Si la tensión del hilo inferior
es excesiva o la del superior débil, el resultado será el que se observa
en la figura como tensión inferior mayor. Puede suceder que la tela se
arruge, entonces probablemente la tensión inferior es muy elevada.


Si la tensión del hilo inferior
es débil o la del superior fuerte, el resultado será el que se observa en
la figura como tensión superior mayor.


Si la tensión no es correcta
habrá que corregir alguna de las dos tensiones y volver a probar. Lo mejor
es empezar por ajustar la tensión inferior como se indica a continuación y
luego ir ajustando la tensión superior.













Ajuste de la
tensión del hilo inferior
Una manera para empezar a
regular las tensiones es ajustar la tensión del hilo inferior. Para ello,
la cápsula de la canilla tiene un pequeño tornillo que girándolo a la
izquierda afloja la tensión y a la derecha la aumenta.

En un principio, la tensión debe
ser tal que cogiendo el extremo del hilo y dejando suelta la canilla ésta
deberá caer por su propio peso de una manera suave, como si de un yo-yo se
tratara. Si el la canilla no desciende ni siquiera dando leves tirones al
hilo habrá que aflojar un poco el tornillo de ajuste. Si por el contrario
la canilla cae a gran velocidad habrá que apretar el tornillo. El ajuste
del tornillo conviene hacerlo poco a poco, por ejemplo dando un cuarto de
vuelta y volviendo a comprobar la tensión.


Conforme se va adquiriendo
experiencia en el ajuste de las tensiones cada uno lo efectua a su manera.
El método explicado es simplemente uno de tantos, si bien explicado
bastante a menudo en el mundo de las cometas.


Ajuste de la tensión del hilo superior


Para regular la tensión del hilo
superior, en toda máquina existe alguna rueda o tuerca que al girarla
hacia la izquierda hace disminuir la tensión y hacia la derecha la
aumenta. Algunas máquinas tienen una graduación de la tensión, lo que
puede servir de orientación a la hora de ajustar. Como digo siempre,
consultar el manual.


Aumentando la tensión superior
puede llegarse a un extremo en el que el hilo superior tenga muchas
dificultades para desplazarse. Entonces lo que hay que hacer es aflojar
tanto la tensión superior como la inferior y volver a iniciar el proceso
de ajuste.







Posibles
fallos al coser

Puntadas perdidas o
defectuosas



  • Aguja demasiado gruesa para el hilo
    empleado.

  • Aguja torcida o despuntada.
  • Punta de la lanzadera rota.

Rotura del hilo superior



  • Tensión superior demasiado fuerte.
  • Aguja colocada al revés.
  • Aguja torcida o despuntada.
  • Hilo de mala calidad o demasiado grueso
    para la aguja.

  • Lanzacera rota.

Rotura del hilo inferior



  • Tensión inferior excesiva.
  • Lanzadera rota.

Costura irregular



  • Tensiones no regladas de acuerdo al género
    que se cose.

  • Hilos de mala calidad, de grosor
    irregular.

  • Aguja torcida o despuntada.
  • Discos de tensión o muelle de la cápsula
    sucios.

  • Aguja no adecuada para el hilo empleado.

Marcha pesada de la
máquina



  • Correa demasiado tensa.
  • Falta de lubrificación.
  • Algún hilo entre la lanzadera y el carril.




fuente
http://personales.upv.es/ctorras/quinventfa/costura/nociones.html

javascript:void(0)
Blog Widget by LinkWithin
Mi Ping en TotalPing.com Directorio de blogs

  © Free Blogger Templates Columnus by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP