2.1. La medida de los versos

Medir un verso es contar sus sílabas. Según su número, el verso recibe un nombre diferente. Tradicionalmente se divide los versos en dos grupos: versos de arte menor (versos cortos: de ocho sílabas o menos) y versos de arte mayor (versos largos: de nueve sílabas o más).

Versos de arte menor:

-De dos sílabas: bisílabo

-De tres sílabas: trisílabo

-De cuatro sílabas: tetrasílabo

-De cinco sílabas: pentasílabo

-De seis sílabas: hexasílabo

-De siete sílabas: heptasílabo

-De ocho sílabas: octosílabo

 

 

Versos de arte mayor:

-De nueve sílabas: eneasílabo

-De diez sílabas: decasílabo

-De once sílabas: endecasílabo

-De doce sílabas: dodecasílabo

-De trece sílabas: tridecasílabo

-De catorce sílabas: alejandrino

 

 

Ejemplos:

Yo soy un hombre sincero: Yo - soy - un - hom - bre - sin - ce - ro = 8 sílabas (octosílabo,arte menor)
El dulce lamentar de dos pastores: El - dul - ce - la - men - tar - de - dos - pas - to - res = 11 sílabas (endecasílabo, arte mayor)

Recuerda que un diptongo cuenta como una sola sílaba y, en cambio, un hiato contará como dos sílabas:

Siento caer la lluvia: Sien - to - ca - er - la - llu - via = 7 sílabas (heptasílabo, arte menor)

Hasta aquí todo es muy fácil, ¿verdad? Sin embargo, las sílabas en métrica no siempre se cuentan como hasta aquí. Sigue leyendo para conocer qué otros datos deben tenerse en cuenta a la hora de medir bien los versos.