2. La métrica: concepto

La métrica estudia cómo se produce el ritmo en los versos, y de qué tipos pueden ser éstos, según su extensión y sus combinaciones con otros versos dentro de un poema.

Lo que más distingue al verso de la prosa es su ritmo: como ocurre en la música, el ritmo se consigue mediante repeticiones de elementos parecidos. Los más importantes son:
  • el número de sílabas: hay versos cortos (con ritmo rápido) y versos largos (con ritmo más reposado);
  • la rima: algunos versos terminan igual que otros, y de esa manera también se crea un ritmo determinado;
  • los acentos de las palabras: pueden marcarse más o menos, para conseguir distintos efectos (reposo, inquietud, violencia...);
  • las pausas: igual que los silencios en la música, pueden crear un ritmo más o menos marcado, provocar suspense, tranquilidad...
En esta unidad didáctica nos ocuparemos solamente de los dos primeros recursos, que son los principales. Puedes pinchar en los enlaces para saber más del acento métrico y de la pausa métrica.
 
Recuerda que estos cuatro procedimientos también se emplean en la letra de las canciones (especialmente en algunos géneros musicales, como el rap). Puedes comprobarlo en el siguiente ejemplo, que hace referencia a un pasaje del Quijote.

A partir del siglo XX encontraremos también otros versos, llamados libres: en ellos el poeta se "libera" de contar las sílabas, no se preocupa por marcar los acentos ni emplea la rima. Pero también intenta crear un ritmo, mediante la repetición de palabras o de estructuras sintácticas.

Estos procedimientos los estudiarás más adelante. De momento, vamos a conocer las formas más tradicionales de crear el ritmo en el verso. Empezaremos por lo más sencillo: midiendo los versos.