Ejercicios de autoevaluación y repaso. CTMA de 2º de bachillerato. Autor: Eduardo Gómez

Tipos de recursos



   agotables      ahorrados      bioticos      combustibles fósiles      consumo      degradación      demanda      escasez      hidrocarburos      materias primas      mineros      naturales      regeneración      renovables      renovación      reservas      sobreexplotación   
Los recursos naturales pueden clasificarse como bienes fondo ("stock") y bienes flujo. Algunos recursos pueden presentar un carácter de fondo, mientras otros se consideran más como flujos. Los primeros son inherentemente , mientras que los segundos sólo se agotarán si son empleados o extraídos a una tasa superior a la de su . Los fondos que proporciona la naturaleza, como son los recursos , pueden ser consumidos rápidamente o para prolongar su disponibilidad. La imposibilidad de las generaciones futuras de participar en el mercado actual, interviniendo en esta decisión, constituye uno de los temas más importantes de la Economía.

De acuerdo a la disponibilidad en el tiempo, tasa de generación (o ) y ritmo de uso o se clasifican en y no renovables. Los recursos naturales renovables hacen referencia a recursos (bosques, pesquerías, etc) o no limitados (luz solar, mareas, vientos, etc); mientras que los recursos naturales no renovables son generalmente depósitos limitados o con ciclos de regeneración muy por debajo de los ritmos de extracción o explotación (minería, , etc). Es posible hacer un uso no renovable de un bien renovable, provocando su pérdida, como en el caso de recursos naturales ocurre por la de las pesquerías o la de los suelos.


Recursos no renovables

Los recursos no renovables más importantes son proporcionados por la Tierra en forma de , fuente de materiales, y , fuente de energía.

Se denomina a los contingentes de recursos que pueden ser extraídos con provecho. El valor económico (monetario) depende de su y y es el tema que preocupa a la Economía. Su utilidad como recursos depende de su aplicabilidad, pero también del costo económico y del coste energético de su localización y explotación. Por ejemplo, si para extraer el petróleo de un yacimiento hay que invertir más energía que la que va a proporcionar no puede considerarse un recurso.

La contabilidad de las reservas produce muchas disputas, con las estimaciones más optimistas por parte de las empresas, y las más pesimistas por parte de los grupos ecologistas y los científicos académicos.