CIRCULACIÓN TERMOHALINA


   agua dulce      colapso      crece      decrece      densidad      evaporación      global      Pacífico      polares      salinidad      superficial      termohalina      tropicales   
En Oceanografía Física se llama circulación a la circulación convectiva que afecta de modo al conjunto de las masas de agua oceánicas. Es muy importante por su significativa participación en el flujo neto de calor desde las regiones hacia las , sin la que no se comprendería el clima terrestre.

En conjunto la circulación global puede describirse como un flujo relativamente de agua que se calienta en el y el Índico hasta el Atlántico, en cuyas latitudes tropicales sigue recibiendo calor, para finalmente hundirse en el Atlántico Norte, retornando en niveles más profundos.

La circulación es debida a convección, es decir que se produce por diferencias de , con las masas más densas tendiendo a hundirse y las menos densas a ascender. En el caso de las masas oceánicas las diferencias de densidad dependen de dos factores, la temperatura y la . La densidad cuando aumenta la temperatura y con la salinidad.

Las masas que se hunden en el Atlántico y en la banda oceánica meridional lo hacen por el efecto de vientos que, al provocar la evaporación del agua, reducen su temperatura a la vez que provocan la concentración de las sales. La formación de hielo cuando crece la banquisa separa agua pura, dejando una salmuera que o rellena las grietas o se mezcla con el agua oceánica, amplificando el efecto. Las masas enfriadas, más densas, se trasladan por gravedad por los fondos polares.

En el Atlántico Norte la densificación debida a la da origen a una masa de agua fría y densa que circula a lo largo del Atlántico en un camino de retorno al Pacífico, teniendo vedada por la actual distribución de los continentes la vía directa por el noroeste.

Un incremento en el flujo de en la superficie del Atlántico Norte, puede llevar a un significativo debilitamiento o un completo en la circulación termohalina.