La lluvia ácida

La "lluvia ácida" es un término amplio usado para describir varias maneras en que los se desprenden de la . Un término más preciso es la ácida, la cual tiene dos partes: húmeda y seca. La deposición se refiere a lluvia, niebla, y nieve ácida. A medida que esta agua ácida fluye por encima y a través de la tierra, afecta a una variedad de plantas y animales. Los efectos dependen de muchos factores, incluyendo la del agua, la química y la capacidad de del suelo envuelto, y los tipos de peces, árboles, y otras cosas vivientes que dependen del agua.

La deposición se refiere a los gases y ácidas. Cerca de la mitad de la acidez en la atmósfera cae de nuevo a la tierra a través de la deposición seca. El viento sopla estos gases y partículas hacia encima los edificios, automóviles, casas, y árboles. Los gases y partículas secas depositados pueden también ser de los árboles y otras superficies por las de lluvia. Cuando eso sucede, las aguas de que se vierten en corrientes como resultado de la lluvia agregan ácidos provenientes de los gases y las partículas secas depositadas a la lluvia ácida, haciendo la combinación que si fuese la lluvia por sí sola.

Los vientos dominantes soplan los compuestos que causan ambas deposiciones ácidas, la húmeda y la seca, a través de las fronteras estatales y nacionales, y a veces a cientos de millas de distancia.

Los científicos descubrieron, y han confirmado, que el dióxido de (SO2) y los óxidos de (NOx) son las causas primarias de la lluvia ácida. En los EE.UU., cerca de 2/3 de todo el SO2 y 1/4 de todo el NOx provienen de la generación de que depende en la quema de combustibles fósiles como el .