LA TOLERANCIA

Un regalo desde los primeros años de la vida.


 DEFINICIÓN:

Aceptar la diversidad de opinión, social, étnica, cultural, religiosa, igualdad de oportunidades para niños y niñas, de rendimiento, etc.

Podríamos pensar en la capacidad de saber escuchar y aceptar a los demás, valorando las distintas formas de entender y posicionarse en la vida, siempre que no atenten contra los derechos fundamentales de la persona...

 La Tolerancia entendida como respeto y consideración hacia la diferencia, como una disposición a admitir en los demás una manera de ser y de obrar distinta a la propia, o como una actitud de aceptación del legítimo pluralismo, es a todas luces un valor de enorme importancia.

La educación para la tolerancia debe de tener en cuenta el respeto a la dignidad de la persona, desarrollar la cultura de la solidaridad y el compromiso; exponer que la diversidad es complementariedad y "no conflicto".

Pretende motivar el deseo del conocimiento de la diversidad cultural; educar en y para la libertad.

El saber respetar otras opiniones diferentes a las nuestras, se traduce en una posición en la que uno no se siente el eje de todo y se admite que hay una relatividad que debe de llevarnos a respetar otras formas de estar, a enriquecernos con la diversidad, a trabajar para que a todos les llegue la justicia social.

Supone un descentramiento de rigideces, una apertura de miras y un respeto por los procesos.Diferencias entre sexos, religiones, razas, clase social, salud, rendimiento, edad, etc, nos lleva a que hay algo común en todo ser humano y es su necesidad de ser tratado con respeto y dignidad.

La tolerancia también puede ser entendida desde la aceptación de que no todo es perfecto.La tolerancia pues, supone la aceptación de otras opiniones, situaciones y formas de vivir, relativizando nuestra posición, supone un enriquecerse con lo que aporta la diversidad, una aceptación de los objetivos en proceso de consecución.

La reflexión sobre la diversidad y la actitud que manifestamos ante la misma la debemos de hacer desde los contextos más cercanos y cotidianos hasta los mas alejados de nuestra realidad, se trata de un continuo. Resulta necesario el desarrollar una función crítica del pensamiento, entendida como distanciamiento en el propio entender y captar la realidad. La función crítica no consiste en desarraigarse del mundo de significados compartidos al que pertenecemos, sino en buscar su sentido y justificación para cada uno y dar cuenta de ello a los demás.

La práctica del diálogo y de la comunicación facilita la actitud tolerante.

El conocer la diversidad y crecer con la variedad de concepciones que supone, no debe llevarnos a ignorar que en ocasiones la diversidad plantea una desigualdad "invalidante" contra la cual hay que luchar defendiendo la justicia social y la igualdad de oportunidades, incluso llevando a cabo una discriminación positiva que favorezca la compensación desde la que se parte.

"La realidad es diversa".

 RESPECTO A LOS NIÑOS :

Las acciones educativas estarán dirigidas a la promoción del conocimiento sobre lo que tenemos en común con cualquier otra persona y sobre el modelo que damos de aceptación y respeto ante la diversidad.

En nuestras escuelas queremos ofrecer a los niños un modelo de relación en donde se pueda ver de forma natural la integración de niños de otras razas, de niños con necesidades educativas especiales; el trato igualitario en las oportunidades de formas de desarrollo y "estar en la vida" de niños y niñas, la integración en actividades dentro de la escuela de las distintas generaciones familiares, padres y abuelos; el conocimiento de otras costumbres procedentes de diferentes culturas, etc...

La tolerancia se puede trabajar desde la infancia mediante el modelo y la actitud que el educador ofrece en el día a día.

Pincha para tener información sobre SOLIDARIDAD .