Ir a Educamadrid

Ir a la página inicial
Comunidad de Madrid
 
 
Información del Centro
Plan de estudios
Departamentos didácticos
Actividades complementarias y extraescolares
Asociaciones de padres y alumnos
Secretaría
Orientación académica y profesional
Tablón de anuncios
Servicios
Materiales didácticos
Mapa del web
Página inicial

DIOSES OLÍMPICOS/Zeus

Anterior | Inicio | Siguiente




Zeus, época helenística

 

Su nombre romano es Júpiter.

Es hijo de Crono y Rea y, por tanto, hermano de Poseidón y Hades. Cuando nació fue escondido y criado en Creta por unas ninfas para que su padre no lo devorara, como les había sucedido a sus hermanos. Cuando creció, hizo que su padre vomitara a sus hermanos y se enfrentó junto con ellos a su padre Crono y a los Titanes a los cuales derrotaron ayudados por los Cíclopes.

Zeus, Poseidón y Hades se repartieron el dominio del Universo y él pasó a ser dios del cielo y los fenómenos meteorológicos. También es el dios que mantiene el orden y la justicia en el mundo. Es el dios que encabeza a los dioses del Olimpo: preside la asamblea de los dioses.

Los símbolos que le acompañan son el rayo, el trueno y el relámpago.

Se le denomina Señor y padre de dioses y héroes, pues de sus uniones con diosas y mortales nacieron numerosos hijos. La primera relación de Zeus fue con Metis (Prudencia), a la que se tragó embarazada provocando que, pasado el tiempo de gestación, naciera su hija Atenea de su cabeza.

Posteriormente mantuvo relaciones con Temis (Justicia), de la que nacieron las Estaciones u Horas, divinidades de la Naturaleza, y las Moiras o Parcas, que personifican el destino de los hombres.

Con Eurínome tuvo a las Cárites o Gracias, divinidades que representan la belleza, el encanto, la alegría.

Con Mnemósine, después de nueve noches de amor, tuvo a las Musas, nueve diosas que representan las ciencias y las artes.

Posteriormente se casó con Hera, diosa del Olimpo, con la que tuvo tres hijos: Ares, Hebe e Ilitía; pero a ésta la engañaba con bastante frecuencia con otras diosas o mujeres mortales transformándose en todo tipo de cosas u ocultando a sus amantes.

Con Leto tuvo a Apolo y a Ártemis; con Deméter, a Perséfone; con Sémele, a Dioniso; con Maya, a Hermes; con Alcmena se transformó en su esposo y engendró a Heracles; con Dánae se transformó en lluvia de oro y engendró a Perseo; con Ío se transformó en una nube negra y engendró a Épafo; para seducir a Europa se transformó en toro y luego la raptó; a Leda la sedujo en forma de cisne; etc.

Sus santuarios se encuentran en Dodona y en Olimpia, donde cada cuatro años se celebraban los Juegos Olímpicos en su honor.