Ir a Educamadrid

Ir a la página inicial
Comunidad de Madrid
 
 
Información del Centro
Plan de estudios
Departamentos didácticos
Actividades complementarias y extraescolares
Asociaciones de padres y alumnos
Secretaría
Orientación académica y profesional
Tablón de anuncios
Servicios
Materiales didácticos
Mapa del web
Página inicial

DIOSES OLÍMPICOS/Apolo

Anterior | Inicio | Siguiente





Apolo de Belvedere, Leocares (s. IV a.C.)
Museos Vaticanos, Roma

 

 

 

 

 

 

 

Es hijo de Zeus y Leto y hermano gemelo de Ártemis. Su madre fue perseguida por la diosa Hera, hasta que fue acogida en la isla de Delos, donde finalmente nació ayudada por su hermana Ártemis. Esta isla que era flotante desde este momento quedó apoyada al fondo del mar sobre cuatro columnas.

Apolo es un dios que ocupa muchos ámbitos: es dios de la música y la poesía y así se le representa en el monte Parnaso dirigiendo el coro de las Musas. También es dios de los vaticinios y de los oráculos. Es el dios que representa la belleza masculina y en Roma también es el dios que representa el Sol.

Sus símbolos son el arco y las flechas de oro, regalos de su padre Zeus. Como dios de la música aparece con la lira y, algunas veces, la flauta, instrumentos inventados por Hermes. El árbol que le representa es el laurel y los animales el lobo, el cisne, el buitre, etc.

Apolo es un dios que participa en numerosas leyendas. Junto con su hermana Ártemis participa en el castigo de Níobe por haberse burlado de su madre y en el castigo de Ticio por haber intentado violar a ésta. También, por orden de Zeus, mató a la serpiente Pitón que tenía atemorizado Delfos y allí se construyó un santuario en su honor.

También participa en la Guerra de Troya defendiendo a los troyanos por haber apresado los griegos como esclava a la hija de un sacerdote que trabajaba en un templo dedicado a él.

Apolo fue un dios muy enamoradizo, pero normalmente no fue correspondido. Se enamoró de la ninfa Dafne que le despreciaba y finalmente, ayudada por su padre, fue transformada en el árbol del laurel cuando él estaba a punto de apresarla.

En su honor se construyó el santuario de Delfos, donde los ciudadanos de toda Grecia acudían a consultar su famoso oráculo. Allí se celebraban cada cuatro años los Juegos Píticos, que constaban de pruebas atléticas y de poesía y los vencedores eran coronados con una corona de laurel.