Ir a Educamadrid

Ir a la página inicial
Comunidad de Madrid
 
 
Información del Centro
Plan de estudios
Departamentos didácticos
Actividades complementarias y extraescolares
Asociaciones de padres y alumnos
Secretaría
Orientación académica y profesional
Tablón de anuncios
Servicios
Materiales didácticos
Mapa del web
Página inicial

 

EL SANTUARIO DE OLIMPIA


El santuario de Olimpia está situado en la región de la Élide, al Oeste de la península del Peloponeso. Este santuario, dedicado a Zeus, está íntimamente ligado no sólo a la historia de los antiguos griegos, sino también al de la cultura deportiva del mundo moderno, pues allí se enciende cada cuatro años la antorcha que inaugura la versión actual de las Olimpiadas.

El santuario disponía de dos grandes áreas, una destinada a la organización y a los actos religiosos y otra que agrupaba los edificios destinados exclusivamente a la competición deportiva. El recinto sagrado estaba emplazado en el centro de un bosque, el Altis, al pie de una colina dedicada al dios Zeus. El héroe griego Heracles plantó allí el cotinos u olivo silvestre del que se tomarán las ramas para fabricar las coronas de los vencedores. El sitio sagrado se encontraba rodeado de árboles y su recinto estaba limitado por un muro bajo que servía para indicar dónde comenzaba el terreno consagrado a los dioses. En el centro del bosque sagrado se elevaba el altar de cenizas de Zeus, donde se manifestaba este dios en un oráculo que interpretaban los sacerdotes a través del fuego. El fuego lo encendía el vencedor de la primera prueba del pentathlon, lo que da lugar a la actual ceremonia de la antorcha olímpica. Los edificios religiosos mejor conservados son el Heraion o Templo de Hera y el Templo de Zeus.

La zona deportiva estaba dispuesta en forma de U alrededor del Altis y contenía espacios destinados sobre todo a los atletas, para que pudieran alojarse, entrenar o competir. Sin duda destacaban la palestra, el estadio y el hipódromo.

 

TEMPLO DE HERATemplo de Hera

Este templo dedicado a la diosa Hera es uno de los primeros edificios en ser construido, mitad de piedra, mitad de madera y adobe; las columnas de madera se iban reemplazando sucesivamente por otras de piedra. Es un templo que marca la arquitectura arcaica, en el que los edificios de madera y adobe, con adornos de terracota pintada, se iban convirtiendo en obras pétreas. Pertenece al siglo VII a.C. Una de las ofrendas que había en el templo era la estatua de Hermes con Dioniso, de Praxíteles.

 

TEMPLO DE ZEUS

Este templo se convirtió en el templo dórico canónico por excelencia. Fue construido entre los años 470-457 a.C. Se conservan buena parte de las columnas caídas, pero de su decoración escultórica queda prácticamente todo: 12 metopas y los dos frontones casi intactos.

Templo de ZeusEn uno de los frontones está representada una disputa entre los griegos lapitas y los Centauros, parientes suyos, quienes durante una boda se emborracharon e intentaron secuestrar a las mujeres; el frontón representa el momento del enfrentamiento con la imagen del dios Apolo, que tuvo que intervenir para poner paz. El otro frontón narra la historia de Pélope y Enómao. Éste era un rey del Peloponeso al que Poseidón regaló dos caballos invencibles con los que retaba a una carrera de carros a todos los pretendientes de su hija, matándolos en el momento de sobrepasarlos. El joven Pélope quiso participar en la carrera para casarse con la joven Hipodamía, hija del rey. Ayudado por Poseidón, enojado con el monarca, venció en la carrera y acabó convirtiéndose en el héroe epónimo del Peloponeso.

Las metopas del templo representan los 12 trabajos de Hércules, el más importante héroe griego. El mensaje de las metopas representa el espíritu de lucha, el afán de superación y la fortaleza de ánimo que deben acompañar a los que acuden a competir a Olimpia.

En el interior del templo se hallaba la colosal estatua de Zeus hecha por Fidias, de 12 metros de altura, considerada una de las Siete Maravillas del Mundo. Esta estatua, hoy desaparecida, representaba al dios sentado en su trono y era de madera recubierta de oro, excepto las partes visibles del cuerpo, que eran de marfil. Tras la desaparición de los juegos Olímpicos fue llevada a Bizancio, donde fue quemada en el siglo VI. El taller de Fidias, con idénticas dimensiones que la cella del templo de Zeus, sirvió para que el escultor hiciese allí la estatua del dios.

 

LA PALESTRALa Palestra

Este edificio era en Grecia un anexo del gimnasio y el lugar de encuentro y entrenamiento de los atletas. Desde Pisístrato a Pericles, las palestras consistían en un simple patio central cubierto de arena rodeado de edificios bajos. Después, en el período helenístico, al complicarse el gimnasio hasta llegar a un complejo arquitectónico, se amplió el plan de la palestra añadiendo a ella roperos, baños y salas para determinados edificios.

 

 

 

EL ESTADIO

Entrada al estadio

La pista del estadio era una explanada rectangular de arena de192,97 m. de longitud rodeada por unos taludes que cumplían la función de gradas; allí tan sólo existía un tablado o tribunade madera para los jueces y un altar, los espectadores tenían que permanecer de pie. Tenía aforo para unas 40.000 personas. En él se celebraban todas las competiciones que no fueran hípicas. El acceso al estadio se realizaba a través de un pasillo abovedado.

Allí se realizaban las distintas modalidades de carrera, lucha y el pentathlon.

 

 

EL HIPÓDROMO

De él no ha quedado ningún resto visible, a excepción de la amplia llanura en que se realizaban las carreras de caballos y las carreras de carros. Su longitud aproximada era de dos estadios. Los caballos corrían dando vueltas a la espina o muro central.

Ir al índice de Juegos Olímpicos