Educamadrid

I.E.S. RAMIRO DE MAEZTU

Consejería de Educación
Historia del Ramiro
6.	Edificio RockefellerEdificio Rockefeller
7.	Centro de Estudios Históricos
Centro de Estudios Históricos
Residencia de SeñoritasResidencia de Señoritas
 


La Junta de Ampliación de Estudios (JAE).

   La Junta para Ampliación de Estudios (JAE), procede en gran medida de una original idea de Francisco Giner de los Ríos, padre de la ILE, en busca de la renovación de la enseñanza pública en todos sus grados, desde dentro, no legislando nuevas normas, sino enviando a los estudiantes y jóvenes profesores a las universidades europeas más destacadas para que se formen, en busca de nuevos conocimientos y nuevos métodos de investigación y trabajo, por medio de unas becas o “pensiones” que permitieron ponerles en contacto directo con el mundo más avanzado de la ciencias, de las humanidades y de la pedagogía.

   Esta idea gineriana tuvo un factor fundamental, una persona que fue capaz de ponerla en práctica con tesón y perspicacia: esta persona fue José Castillejo, secretario permanente de la Junta que dirigió sus actividades entre los vaivenes de la vida política, con habilidad, entusiasmo y pulso seguro, logrando en menos de 30 años, no siempre fáciles, un espectacular desarrollo. Aparentemente la actividad de la Junta estuvo dedicada a la investigación y a la universidad.

   En 1910 se crea la Residencia de Estudiantes, no sólo para acoger estudiantes de provincias, sino con la idea de hacer de ella el centro cultural y científico de referencia que llegó a ser, con actividades en el campo del arte y las humanidades y también con los laboratorios de Biología y de Física y Química, así como con la colaboración y proximidad del Museo de Ciencias Naturales.

   También en 1910 aparece el Centro de Estudios Históricos, concebido como un enclave de investigación en el cual las humanidades se estudiaban con procedimiento científico, y los grandes maestros: Menéndez-Pidal, Gómez Moreno, Elías Tormo, Asín Palacios, etc. formaban a los jóvenes investigadores que llegarían a ser los mejores catedráticos del futuro: Rafael Lapesa, Dámaso Alonso, Américo Castro, Diego Angulo, Javier Sánchez Cantón, Claudio Sánchez Albornoz y muchos más salieron del Centro.

   En 1915 se creó la Residencia de Señoritas para facilitar el acceso de las mujeres a la Universidad (otro de los objetivos de Francisco Giner). Pero a pesar de este aparente destino universitario, las primeras becas o “pensiones” de la Junta y en el conjunto de las adjudicadas más numerosas, fueron para maestros, directores de escuelas, inspectores, profesores de escuela normal, es decir: para el mundo de la enseñanza primaria, siempre esencial en el concepto de Giner.

   El resultado de estas expediciones y contactos con la renovación educativa en Europa, desarrollado en el caldo de cultivo que había ido logrando el Museo Pedagógico desde su fundación en 1882, comenzó a percibirse en un claro progreso de la educación, cuyo signo más importante fue la toma de conciencia por parte de un sector destacado del mundo de la enseñanza activa, de la necesidad de introducir cambios para lograr y actualizar la enseñanza.

   Empiezan a surgir revistas de Educación con valiosas colaboraciones. Se busca lograr escuelas que pongan en práctica las ideas y procedimientos estudiados y vistos en el extranjero: trabajos manuales, pequeños laboratorios, responsabilidades de los alumnos en la organización escolar… y el avance educativo comenzó a dar frutos; sirvan de ejemplo las “Escuelas del bosque” en Cataluña, el grupo escolar “Cervantes” en Madrid, y la “Fundación del Cerro”, también en Madrid.

   Pero faltaba un modelo escolar que resolviera dificultades, sin cuya solución no se podría renovar en profundidad la Enseñanza en España, atrapada en el problema administrativo que ponía gran distancia entre la Primera y la Segunda Enseñanza, según el modelo propugnado por la ILE.

   La Escuela Obligatoria terminaba oficialmente a los catorce años, pero los alumnos que accedieran a la Segunda Enseñanza debían dejarla a los diez, ya que a esa edad comenzaba el Bachillerato, y el instituto poco tenía que ver con la escuela, una referencia a la ILE y algunas de sus actuaciones, que posteriormente repercutirían en acciones concretas a favor de la enseñanza de calidad.

   La Institución Libre de Enseñanza había visto el problema, y desde su escuela, fuera del mundo oficial buscaba soluciones para lograr un proceso escolar sin desniveles bruscos. En los textos de Francisco Giner de los Ríos está claramente reflejada su concepción de la Enseñanza como un todo, con los diferentes matices propios de cada etapa, considerando siempre como fundamental la escuela primaria, y con un permanente criterio educativo en todo el proceso: responsabilidad del alumno, relación de afecto y respeto entre discípulos y maestros, estímulo y desarrollo de todas las facultades de la persona, respeto al entorno humano y natural, curiosidad por el conocimiento, afición al trabajo, capacidad de organización y colaboración.

   De acuerdo con las ideas anteriores, se realizaron actividades en colonias juveniles, como fueron las de San Antolín de Bedón, y San Vicente de la Barquera.



4/20

trabajamos para mejorar la web, perdonen las molestias
resolución óptima 1280x1024