Educamadrid

I.E.S. RAMIRO DE MAEZTU

Consejería de Educación
Historia del Ramiro

A la Colina por Pinar


Primeros alumnos del Instituto

Aula del Instituto 2

Comedor de la Escuela Preparatoria

Tobogán del Parque de Juegos Infantiles

 SU EMPLAZAMIENTO.

     En los Altos del Hipódromo donde se encontraban los edificios del Instituto-Escuela desde 1931, el Pabellón de Bachillerato y en 1933 el de Enseñanza Primaria.

     En los citados Altos comenzó el curso académico en el mes de Octubre de 1939. Los alumnos accedían a sus instalaciones por la recién urbanizada calle de Serrano, las de Jorge Manrique, Pinar y por el Oeste desde el Museo de Ciencias Naturales.

     Era un emplazamiento de calidad medioambiental situado en lo que entonces todavía era el extrarradio de la ciudad.

LOS EDIFICIOS.

     Era en 1939, Octubre el mes en el que en este espacio físico, que fue el Instituto-Escuela, se volvían a escuchar las voces de niños y jóvenes llegando al Pabellón de Párvulos y al de Bachiller al ocupar sus aulas.

    Ambos Pabellones conocieron algunas modificaciones en sus estructuras arquitectónicas originales, al comienzo de esta nueva etapa. El arquitecto responsable de este trabajo fue Eugenio Sánchez Lozano.

Pabellón de Primaria.

     Al Pabellón de Primaria, que a partir de esta fecha se le va a conocer como Escuela Preparatoria (para sus alumnos siempre ha sido la "Prepa") se le añadió un piso construido sobre las aulas que se abrían al jardín, el material utilizado fue el ladrillo.

     Destaca su sobriedad y pureza de líneas ya que sólo se ha dispuesto de una moldura horizontal que a modo de friso recorre todo este piso y que introduce un juego de luz y sombra con el que se rompe su monotonía arquitectónica.

     Se le anexionó un nuevo cuerpo en el muro orientado al Oeste. Servía para ubicar los espacios destinados a despachos, dependencias administrativas un pequeño teatro-sala de actos, en el piso inferior y en el superior el comedor. En el interior el acceso entre este nuevo cuerpo, las aulas y el comedor se hacía y se hace mediante dos tramos de escaleras.

     El  dintel de la puerta principal que se encuentra en esta parte del edificio hay un bello relieve en el que se representa a una niña en un pupitre y que es obra del escultor Ángel Ferrant.

     Junto a la Escuela Preparatoria en un terreno que tiene un muro de cerramiento para aislarle de la calle de Serrano hay un Parque de Juegos Infantiles en cuya entrada se encuentra la estatua de la diosa Minerva, esculpida por el escultor navarro Fructuoso Orduna y un campo de tenis de tierra.

     La zona orientada al norte del citado edificio se utilizó como campo de fútbol que linda con la calle Jorge Manrique. Un alto muro sirve para salvar el fuerte desnivel que existe entre la citada calle y el campo. En esa zona se ha construido la Tribuna cubierta para las autoridades y junto a ella gradas para quienes asistan a los actos deportivos. En ellas se han colocado seis esculturas que representan a atletas, entre ellos la reproducción del Discóbolo de Mirón, todas realizadas por el ya citado Orduna.

    En la zona trasera del edificio que alberga a las aulas quedó un espacio que las separa del campo de fútbol donde muy pronto se construyó el frontón, de dimensiones reglamentarias y de color verde, como los de la época.

Pabellón de Bachillerato.

     El Pabellón del I-E. que se había construido para los alumnos de Bachillerato también conoció cambios en su estructura arquitectónica al convertirse en el Instituto Nacional de Bachillerato "Ramiro de Maeztu", después de recibir su Acta fundacional.

     Nacía como Instituto masculino e inmediatamente se iniciaron los trabajos para que comenzase su andadura, como centro de enseñanza, formación y cultura, con la mayor celeridad posible y tan fue así que ya en el mes de Noviembre de 1939 los alumnos ocuparon sus aulas.

     Todavía no habían concluido las obras, ni tampoco se había urbanizado todo su entorno, pero se buscaba la normalidad y todo se aceleró. El gobierno de Franco destinó importantes medios humanos, materiales y económicos para que fuese imagen de una España renovada, que quería dar el Nuevo Régimen del Estado.

     El edificio ganó en altura al construirse la tercera planta en la que se crearon nuevas aulas, seminarios y otras dependencias. Este nuevo piso exigía reforzar su base por lo que las columnas del patio cubierto del I-E se rodearon con una estructura cuadrangular mostrándose al exterior como pilares, pero manteniendo en el interior las citadas columnas. Es curioso señalar que a este patio se le ha conocido siempre y así continúa como "patio de columnas" a pesar de que lo que se ve son pilares.

     Una gran novedad para la época, supuso la construcción de una piscina. Desde el patio, anteriormente descrito, se pasaba a otro patio descubierto, el cual estaba cerrado por tres lados, y en su centro, se construyó la piscina, que contaba con un gran trampolín. En la actualidad ha desaparecido, cegándose el hueco que había ocupado. Hoy es un patio.



9/20

trabajamos para mejorar la web, perdonen las molestias
resolución óptima 1280x1024