Educamadrid

I.E.S. RAMIRO DE MAEZTU

Consejería de Educación
secretaría
tablón de anuncios
historia  
 
ANTECEDENTES: el instituto-escuela
El Instituto-Escuela de segunda enseñanza fue creado en Madrid por R.D. de 10 de mayo de 1918, como ensayo pedagógico por un periodo de seis años, bajo la dirección de la Junta para Ampliación de Estudios. A los seis años, la misma Junta elevó al Ministerio un informe, en el que presentaba a dicho Instituto como un éxito en sus logros, que aconsejaba consolidarlo, y pidió
que se proveyese de edificios propios, puesto que los que había utilizado hasta entonces eran propiedad de una entidad norteamericana, que estaban ubicados en los altos del Hipódromo.

FUNDACIÓN DEL INSTITUTO
En realidad fueron dos las fundaciones, o dos los momentos de su fundación.
En primer lugar se fundó como un Instituto normal como cual­quier otro sin
características o prerrogativas especiales. Tuvo lugar el día 4 de abril de 1939, tres días después de acabada la Guerra, por una orden ministerial, firmada por Pedro Sainz Rodríguez en Vitoria  (B.O.E. de 15 de abril) en la cual se reducían los Institutos de Enseñanza Media en Madrid a seis: San Isidro, Cardenal Cisneros, Cervantes, Lope de Vega, Isabel la Católica y Ramiro de Maeztu. Estos dos últimos, nuevos, y se añadía simplemente que ocuparían los lugares que había ocupado respec­tivamente en Atocha y en los altos del Hipódromo el Instituto-Escuela.
En el año 1941 se celebró el gran concurso de traslado de catedráticos de Instituto para llenar tantas plazas como habían quedado vacantes durante la Guerra. En ese Concurso se escogió el personal, que ocupó definitivamente las cátedras del “Ramiro”. Y cuando ya estaba el nuevo personal en funciones, apareció el Decreto refundador, en que se establecían las características
especiales que iba a tener, en lo sucesivo, el Instituto
.En él se conferían al «Ramiro de Maeztu» tres funciones o misiones especiales: ser un  laboratorio práctico de experiencias pedagógicas, del cual
 
se pudieran servir los investigadores del Instituto de Pedagogía del C.S.I.C.;  ser un órgano de experiencias y ensayos que oriente la labor  y proyectos escolares del  Ministerio de Educación; ser un semillero de vocaciones pedagógico-docentes, donde se formen buenos profesores, que se extiendan después por todos los Institutos. Para todo lo cual debería ser un centro modelo
 y piloto.
 Para poder cumplir con estas finalidades, se establecen en el cuerpo del decreto,
 algunas disposiciones:
  El Instituto «Ramiro de Maeztu» es un complejo que consta de las siguientes entidades; el Instituto propiamente dicho, como centro de Enseñanza Media, la escuela preparatoria de Primera Enseñanza, los dos internados, los talleres profesionales, la  Escuela Normal del Magisterio, que se fundaba en el presente Decreto y un campo de experimentación agrícola.
Este complejo del Ramiro de Maeztu dependería de un solo Director,
nombrado por el Ministerio de Educación Nacional a propuesta del C.S.I.C., entre los catedráticos numerarios de dicho instituto. Siendo además vicedirector del Instituto de pedagogía San José de Calasanz.

 
  RAZÓN DEL NOMBRE
Antiguamente, cuando en cada capital de provincia o ciudad importante de la misma, no había más que un Instituto de Enseñanza Media, éste no solía tener un nombre propio; pero cuando se multiplicaron empezó la costumbre de designar a cada uno con  el nombre de un personaje    famoso en el ámbito nacional o regional, principalmente del campo literario, científico o artístico.
Al nuestro se le dio el nombre de Ramiro de Maeztu porque Maeztu fue uno de los más sólidos, serios y fecundos pensadores de la generación del noventa y ocho.Quizá pudo influir el que su hermana María de Maeztu levantó el primer bastión del Instituto-Escuela, antecedente del nuestro.
La razón principal fue porque Ramiro de Maeztu, entre los intelectuales de su tiempo, fue el que más se preocupó por la Enseñanza Media, destacando su importancia y su lugar en la cultura y señalando unos ideales de la misma, que los fundadores del Instituto y sus primeros profesores. Quisieron hacer suyos como directriz y meta en su tarea.
El recinto estaba limitado, al este por la calle de Serrano, al norte por la calle de Jorge Manrique en su totalidad y parte de la de Vitruvio, al oeste por el canalillo que lo separaba de los terrenos del Museo de Ciencias Naturales, y por el sur por la Residencia del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (antiguamente Residencia de Estudiantes) y por las dependencias mismas del C.S.I.C. Eran los Altos del Hipódromo, un lugar entre la Castellana y Serrano, de los más bellos y agradables de Madrid.


PRIMEROS CATEDRÁTICOS
El elenco definitivo de catedráticos numerarios del Instituto a partir la
refundación del mismo fue el siguiente.
 
• Luis Ortiz                               Griego
 
• Antonio Magariños                   Latín
 
• Jaime Oliver Asín                   Lengua y Literatura.
 
• Manuel Mindán                        Filosofía
 
• Joaquín García Rúa                 Matemáticas
 
• José Royo                              Matemáticas
 
• Ángel Sáenz Melón                   Física y Química
 
• Rafael Ybarra                          Ciencias Naturales
 
• Lorenzo Vilas                          Ciencias Naturales
 
• Leopoldo Querol                     Lengua Francesa
 
• Manuel Pérez Saavedra            Dibujo
 
• Gabino López Morant              Prof. numerario de Religión
 
• Comandante Marcos Daza       Prof. de Educación Física

EL ESTUDIANTES
Hasta tal punto logró adeptos el baloncesto entre los alumnos que pronto fueron insuficientes los dos campos que se habían construido para el afán de juego que tenían los muchachos, e invadían otros. En el curso 1947-48, un grupo de alumnos inscribió en la Federación Castellana de baloncesto un equipo con el título de Ramiro de Maeztu en tercera divi­sión, pero un año más tarde, en el curso 1948-49 se constituyó formalmente el «Estudiantes», bajo los auspicios y el apoyo decisivo, de D. Antonio Magariños y se inscribieron con ese nombre dos equipos en  la Federación Castellana, uno en segunda división y otro en tercera. En 1950-51, la Federación Castellana creo la categoría primera B, e invito al Estudiantes a figurar en ella. Contra toda esperanza se proclamo campeón absoluto de la misma. Así consiguió pertenecer desde el año 1950-51 a la primera categoría, de la cual no ha bajado nunca hasta ahora.
Ha conseguido varios campeonatos y múltiples premios. Entre los primeros valien­tes jugadores del Estudiantes estuvieron: Laborde, Cela, Varela, Bitetti, Tapia, Roberto y Leopoldo Bermúdez, Morejón, Jareño, Parrilla , Luis y Manolo Martínez Arroyo. Un poco más carde entraron en el Club  tres importantes jugadores el joven Abreu, José Luis Alcántara y Antonio Díaz Miguel que luego se pasó al Madrid y más tarde fue seleccionador nacio­nal durante muchos años. Díaz Miguel era alumno interno del Instituto
.
El primer presidente del, Estudiantes fue natura1mente  D. Antonio Magariños, desde 1948 hasta  1964, le siguió D. José Hermida, desde 1964 hasta 1971. Durante su presidencia se construyó el polideportivo «Antonio Magariños» cuyo proyecto y construcción, , se debió a nuestro antiguo alumno D. Antonio Vázquez de Castro. El polideportivo se inauguró en 1970 con dos partidos famosos: el partido del «Estudiantes» con el club «Las Águilas» de Bilbao; y el partido internacional de mini-basket con Italia.

INTERNADOS
Tuvimos en el Ramiro de Maeztu dos internados: el Hispano-Marroquí y la Residencia Nacional «Generalísimo Franco» de Enseñanza Media. El primero funcionó desde el curso 1940-1941. Estaba situado en un pabe­llón, con el exterior de cristal, junto a la antigua Residencia de Estudiantes (aunque no pertenecía a ella), este pabellón fue edificado por un grupo de damas
norte-americanas y puesto a disposición de María de Maeztu, para parvulario.
Estas damas fueron las mismas que construyeron la Residencia de Señoritas de la calle Miguel Ángel, que también dirigía María de Maeztu. Este internado estaba dedicado a la convivencia de alumnos marroquíes y otros africanos con españoles.
El primer Director del Internado Hispano-Marroquí fue D. Manuel Chacón, un andaluz que paso casi toda su vida en Marruecos como hijo de un alto jefe del ejército español y que por lo tanto conocía muy bien las costumbres marroquíes.
Este internado fue fundado para que pudieran convivir con alumnos españoles los hijos de notables  y también los hijos huérfanos de caídos marroquíes en  la Guerra española.
 Dio ejemplo el Jalifa, enviando a su hijo mayor Muley el Mehdi. Y cuando éste iba a terminar el bachil1erato, en 1946, envió a su segundo hijo Muley Ismael.

 


instituto-escuela




altos del hipódromo




 

arco de la entrada



 

D. Luis Ortiz Muñoz






D. Antonio Magariños




 

fachada edificio principal




 

internado hipano-marroquí